Revisión antiplagio en 30 min.

¿Qué es el plagio? Definición, consecuencias y cómo evitarlo

¡Comparte este artículo con tus amigos!

Plagio: definición

Se califica como plagio el robo de propiedad intelectual, es decir, la adopción de ideas ajenas en el texto propio sin presentarlas como tal y, por lo tanto, presentándolas como propias. Se trata, por así decirlo, de apropiarse de los méritos de otros, lo cual va en contra del código de honor de la ciencia. Citar, por el contrario, no está prohibido, pero se debe nombrar siempre al autor. El plagio puede tomar diferentes formas. No solo es plagio el copiar directamente, sino también hacer una traducción y no indicarla como tal o tomar una idea ajena sin indicar su bibliografía.

Los plagios pueden desenmascararse, por supuesto. Hay softwares especiales para ello. Si se descubre un plagio, esto puede tener graves consecuencias, desde el suspenso del trabajo, pasando por la anulación de la matrícula hasta la privación del título. La vulneración de los derechos de autor es un delito contra la propiedad de intelectual y, por consiguiente, puede ser sancionada. Por eso, hay que familiarizarse con las normas sobre citas y referencias bibliográficas, para conocer las zonas grises y evitar cualquier tipo de plagio.

El plagio: creatividad de segunda mano

O por qué al robar propiedad intelectual solo te engañas a ti mismo

Cuando un autor copia a otro autor,
se llama plagio.
Cuando un autor copia a muchos autores,
se llama ciencia (anónimo, citado en Winter 2004: 88, traducido).

Después de quedar claro que citar muestra el grado de base científica de un texto, ya que el aumento de conocimientos siempre se fundamenta en un conocimiento previo, hay que ser consciente de qué pasa cuando NO se cita correctamente, es decir, cuando NO se presenta la propiedad intelectual de otros como ajena y, por lo tanto, se comete plagio.

Lo primero que uno piensa es que adueñarse de algo que no le pertenece no está precisamente bien. Es algo que ya de niño se aprende: quitarle el juguete a otro niño está mal y las reprimendas y los castigos de los padres lo confirman. En la vida adulta, por supuesto, tenemos una mayor responsabilidad y el robo de propiedad intelectual, como es el plagio, tiene consecuencias más graves de lo que uno piensa, incluso aunque se trate “solo” del robo de ideas y no de algo material.

¿Pero qué es exactamente el fraude intelectual en el ámbito científico o académico -el llamado plagio- y cómo puede evitarse? «Plagiar significa presentar el texto de otra persona como propio» (Kruse 2007: 82, traducido). Por lo tanto, en el momento en el que tomas pasajes de textos de otro, sin nombrarlo como autor de la fuente, y los utilizas en tu propio texto sin indicarlo, ya se trata de plagio. Pero también «el término plagio comprende la apropiación de contenido, no de palabras, –es decir, la alteración lingüística– de largos fragmentos de texto, a menos que se indique que se trata de una paráfrasis» (Gruber, Huemer y Rheindorf 2009: 161, traducido). Así pues, utilizar la idea de otro sin indicarlo claramente es plagio.

 Otras definiciones de plagio dadas por instituciones de enseñanza prestigiosas

Universidad de Alicante (UA)

«Según la Real Academia Española plagiar  “es copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias”. Al igual que la Real Academia Española, la Doctrina del Tribunal Supremo entiende por plagio “todo aquello que supone copiar obras ajenas en lo sustancial” […] (STS núm. 12/1995 de 28 de enero)».

Fuente: Definición de plagio UA

Universidad de Alcalá (UAH)

«El plagio es usar el trabajo, las ideas, o las palabras de otra persona como si fueran propias, sin acreditar de manera explícita de donde proviene la información».

Fuente: Definición de plagio Universidad de Alcalá

Resumen de las formas de plagio más habituales

Karmasin y Ribing ofrecen un resumen de las formas de plagio más frecuentes (según la definición de la Universidad Alpen-Adria de Klagenfurt) (véase 2014: 112-113):

Formas de plagioDefinición
Plagio textualApropiación de las palabras de un fragmento de texto sin indicar la fuente.
Plagio de ideasParáfrasis de un razonamiento o una idea: la idea, originalmente ajena, se presenta como propia mediante la construcción de una oración propia.
Plagio de citasEmpleo de citas que el autor toma de la bibliografía secundaria sin indicación clara de que no se está citando la fuente original. Aquí se debe nombrar al autor de la fuente secundaria.
Apropiación de metáforas, expresiones idiomáticas o creaciones lingüísticas sin indicar la fuenteDefinición no desarrollada.
Traducción de obras en una lengua extranjera sin citar la fuenteDefinición no desarrollada.

Importante: todo trabajo académico debe ser una creación propia y, por lo tanto, los plagios son «una especie de pecado mortal en la literatura académica que desvalorizan su trabajo de un plumazo, dado que usted atenta contra un código deontológico troncal de todas las ciencias» (Kruse 2007: 82, traducido). Solo podemos recomendarte encarecidamente ¡que prestes siempre mucha atención para evitar cualquier forma de plagio!

Por qué el plagio no cubre de gloria a nadie

Existen programas informáticos especiales para desenmascarar los plagios. Estos programas comparan fragmentos de tu trabajo con documentos de Internet (véase Karmasin y Ribing 2014: 113). Las universidades, por ejemplo, pueden utilizar detectores de plagio para hallar posibles plagios. Es por eso por lo que a menudo se exige a los estudiantes que entreguen el trabajo en formato Word o PDF, junto a la versión impresa: para que sea posible utilizar un detector de plagio.

Si se descubre un plagio, eso tiene consecuencias de amplio alcance y puede significar el final de los estudios universitarios. No se señalará y ni se perseguirá a la persona en la universidad, pero el plagio acarreará reprimendas y bochornos en otros ámbitos, pues «el plagio de textos académicos no difiere del robo en una tienda: este último no puede calificarse ante ningún tribunal de “equivocación al comprar”, de la misma manera que el plagio no se considera una “equivocación al citar”» (Ernst 2011, citado en Theisen 2013: 275, traducido).

Importante: un plagio sigue siendo un plagio y carecerá de crédito aun cuando se declare que se olvidó la referencia bibliográfica. En el caso de plagios de grandes dimensiones, ten claro que un profesor de universidad experimentado se dará cuanto incluso sin consultar un detector de plagio.

Seguro que todo el mundo ha oído hablar de la peor consecuencia que se puede derivar de destapar un plagio:  algunas eminencias han perdido el título de doctor por haber plagiado en su tesis (véase Oertner, St. John y Thelen 2014: 61). Sin ánimo de ofender a nadie al decir esto: se ha rumoreado que las carreras de estas personas estaban prácticamente acabadas. Por supuesto, el trabajo de fin de grado, trabajo de fin de máster o cualquier trabajo de tus estudios en el que estés ocupado ahora no es ninguna tesis doctoral. No obstante, el plagio siempre tiene consecuencias que no deberías subestimar.

Consecuencias del plagio

  • Suspenso y pérdida del derecho a la convocatoria inmediatamente siguiente;
  • Anulación de la matrículaapertura de expediente disciplinario;
  • Si se abre expediente disciplinario: expulsión temporal o perpetua del centroinhabilitación temporal o perpetua para cursar en todos los centros docentes. Véase Pautas de actuación en los supuestos de plagio, copia o fraude en exámenes o pruebas de evaluación, Universidad de León 2015. Disponible en la red.
  • El plagio supone la vulneración de los derechos de propiedad intelectual, lo cual es delito y, como tal, puede ser sancionado: véase la Ley Orgánica 10/1995 de 23 de noviembre, del Código Penal, Art. 270 y la Ley de Propiedad Intelectual (regulada por el Real Decreto Legislativo 1/1996 de 12 de abril); las penas de prisión pueden ser desde seis meses hasta cuatro años y las penas de multa desde seis a veinticuatro meses.

Importante: Incluso si te pillan un plagio en un simple y breve trabajo de una asignatura corriente, puedes salir mal parado, en el sentido de que, por ejemplo, no se redacte ninguna carta de recomendación para un intercambio en el extranjero, para una solicitud de trabajo, etc.  El intento de plagio puede quedar registrado en el expediente del estudiante y se le puede prohibir permanentemente la matriculación en esa asignatura.

Cómo evitar plagios y realizar trabajos académicos limpios

Citar no está prohibido, siempre y cuando se cumplan las normas. La Ley de Propiedad Intelectual, Art. 32, regula el derecho de cita: «Es lícita la inclusión en una obra propia de fragmentos de otras ajenas […] siempre que se trate de obras ya divulgadas y su inclusión se realice a título de cita». ¿Entonces, para qué engañar y padecer las consecuencias del plagio pudiendo simplemente citar, ateniéndose a las normas, e integrar sin problema las ideas de otros? Al fin y al cabo, en tus estudios debes aprender a realizar trabajos académicos o de investigación. Por supuesto, esto supone más tiempo y esfuerzo, pero nada que realmente valga la pena te caerá del cielo.

¿Cómo se evita entonces un plagio? Antes de nada, hay que saber exactamente a partir de dónde se habla de plagio, dónde empieza la zona gris. Los siguientes ejemplos muestran dónde está el límite entre una cita y un plagio.

Ejemplos de plagios y de trabajos académicos correctos

Ejemplo de caso 1 – Texto original (Oertner, St. John y Thelen 2014: 61)

>>Hoy en día, los alumnos plagian frecuentemente, sobre todo de Wikipedia. Allí encuentran a menudo, ya resumido, justo el contenido que ellos deben resumir por sí mismos en el trabajo. […] La forma más eficaz de evitar el plagio es que los docentes pongan tareas en las cuales los estudiantes no tengan únicamente que recopilar hechos. En lugar de ello, tiene mucho más sentido que utilicen la información de forma reflexiva y creativa.<<

Fuente: Stöcklin, Nando: Wikipedia clever nutzen – in Schule und Beruf, Orell Füssli Verlag, Zürich 2010 (cit. p. 120), traducido

Ejemplos evitar plagioRedacción académica correctaPlagio
Ejemplo 1Stöcklin da una recomendación concreta a los estudiantes: «La forma más eficaz de evitar el plagio es que los docentes pongan tareas en las cuales los estudiantes no tengan únicamente que recopilar hechos» (Stöcklin 2010, p. 120, traducido).

Correcto: cita las palabras e indica la fuente por completo.
Para evitar el plagio en las aulas, Stöcklin propone que los docentes pongan tareas en las cuales los estudiantes no tengan únicamente que recopilar hechos, sino que también tengan que utilizar la información de forma reflexiva y creativa (véase Stöcklin 2010, p. 120, traducido).

Incorrecto: cita la fuente correctamente, pero no parafrasea; es decir, cita las palabras pero no las señala correctamente como palabras citadas. Nota: esta forma de citar no es correcta, aunque la fuente haya sido indicada.
Ejemplo 2En su libro, Stöcklin se posiciona respecto a la problemática del plagio en las aulas (véase Stöcklin 2020, p. 120). Se declara en contra de que a los alumnos se les pidan tareas que consistan solo en buscar y compilar una serie de hechos, ya que esto induce a que copien de Wikipedia.

Correcto: citado correctamente, parafraseado correctamente -al no utilizar las mismas palabras- y fuente claramente indicada con «véase». Nota: la terminología específica como «hechos» o «plagio», o nombres propios como «Wikipedia» no deben reemplazarse al parafrasear.
No se puede negar que la mejor forma de evitar el plagio es que los docentes pongan tareas en las cuales los estudiantes no tengan únicamente que recopilar hechos, sino que también tengan que utilizar la información de forma reflexiva y creativa.

Incorrecto: plagio encubierto. No se marca como cita y no se indica la fuente.
Ejemplo 3Stöcklin aconseja al profesorado que no pida a los alumnos que solo resuman hechos, sino que apliquen «la información de forma reflexiva y creativa» (véase Stöcklin, 2020, p. 120, traducido).

Correcto: cita de forma combinada el contenido y las palabras textuales. Indica correctamente que es una cita e indica la fuente, integrada en la frase.
Students plagiarize today very often especially from Wikipedia. There they find exactly the summarised contents that they have been asked by their teachers to compose.

Incorrecto: plagio por traducción, no se marca como cita y no se indica la fuente.
Ejemplo 4Los críticos de la educación escolar destacan que el personal docente tiene parte de la culpa de que los estudiantes plagien, dado que, a menudo, las tareas son poco imaginativas y no consisten más que en una mera recopilación de información (véase Stöcklin 2010, p. 120)

Correcto: cita el contenido, indica la fuente como ejemplo de una opinión o valoración concreta. Nota: aquí sería conveniente añadir una segunda fuente para mostrar que no se trata de la opinión de un solo autor.
En la escuela se aprende a robar ideas: hoy en día, los alumnos plagian frecuentemente, sobre todo de Wikipedia. Allí encuentran a menudo, ya resumido, justo el contenido que ellos deben resumir por sí mismos en el trabajo.

Incorrecto: plagio total, toma el texto palabra por palabra sin indicar que es una cita y sin nombrar la fuente.

Ejemplo de caso 2 – Texto original (Gruber, Huemer y Rheindorf 2009: 162-164)

En numerosas ocasiones, los mecanismos de cohesión contribuyen al establecimiento de la coherencia textual, pero esto no es necesariamente siempre así, como muestra el siguiente ejemplo de Renkem (1993: 40) y su explicación:

Ejemplo de plagio Evitar plagios
Ejemplos de plagiosExplicación
Ejemplo 1

En numerosas ocasiones, los mecanismos de cohesión contribuyen al establecimiento de la coherencia textual, pero esto no es necesariamente siempre así, como muestra el siguiente ejemplo de Renkem (1993: 40) y su explicación:
«“No va a ir al colegio. Está enfermo”.
La conexión entre estas dos oraciones reside en el conocimiento de que estar enfermo puede ser motivo de ausencia en la escuela. En base a este conocimiento, es posible establecer una conexión entre estas dos oraciones».
Traducción del original por el autor (el estudiante), cita directa: ¡Es correcto! PERO hay que indicar que es una traducción y, si la traducción no es tuya, indicar también quién ha traducido.
Ejemplo 2

En numerosas ocasiones, los mecanismos de cohesión contribuyen al establecimiento de la coherencia textual, pero esto no es necesariamente siempre así, como muestra el siguiente ejemplo de Renkem (1993: 40) y su explicación:
«He is not going to school. He is sick».
Como Renkema explica, en estas dos oraciones, la conexión entre sí reside en el conocimiento de que estar enfermo puede ser motivo de ausencia en la escuela. En base a este conocimiento, es posible establecer una conexión entre estas dos oraciones.
Aquí ya se entra en la zona gris: solo las dos oraciones de ejemplo se marcan como cita directa y después se parafrasea sin indicar la fuente: incluso aunque sea la misma fuente, hay que indicarla junto a la información parafraseada.
Ejemplo 3

En numerosas ocasiones, los mecanismos de cohesión contribuyen al establecimiento de la coherencia textual, pero esto no es necesariamente siempre así, como muestra el siguiente ejemplo de Renkem (1993: 40):
«No va a ir al colegio. Está enfermo».
La conexión entre estas dos oraciones reside en el conocimiento de que estar enfermo puede ser motivo de ausencia en la escuela. En base a este conocimiento, es posible establecer una conexión entre estas dos oraciones.
En este caso se va un paso más allá que en el ejemplo 2: la traducción del original está citada correctamente, pero en la paráfrasis no se indica ninguna fuente ni se menciona un solo nombre. ¡No queda claro si se trata de razonamientos ajenos o de una interpretación propia (y aquí conviene aportar un razonamiento de otro)!
Ejemplo 4

En numerosas ocasiones, los mecanismos de cohesión contribuyen al establecimiento de la coherencia textual, pero esto no es necesariamente siempre así, como muestra el siguiente ejemplo:
«No va a ir al colegio. Está enfermo».
La conexión entre estas dos oraciones reside en el conocimiento de que estar enfermo puede ser motivo de ausencia en la escuela. En base a este conocimiento, es posible establecer una conexión entre estas dos oraciones (Renkema 1993).
La frase de ejemplo no se expone como cita, ya que falta la fuente; la paráfrasis tampoco está citada correctamente, dado que falta indicar la página.
Ejemplo 5

En numerosas ocasiones, los mecanismos de cohesión contribuyen al establecimiento de la coherencia textual, pero esto no es necesariamente siempre así, como muestra el siguiente ejemplo:
«No va a ir al colegio. Está enfermo».
La conexión entre estas dos oraciones reside en el conocimiento de que estar enfermo puede ser motivo de ausencia en la escuela. En base a este conocimiento, es posible establecer una conexión entre estas dos oraciones.
Plagio total: ninguna fuente indicada tras la cita directa y tampoco se indica que se trata de una paráfrasis.

Consejo: utiliza el detetctor de plagio de BachelorPrint para revisar tu trabajo de forma online en máximo 30 minutos. Así, pisarás siempre sobre seguro, cosa que vale la pena a la hora de entregar un TFG o un TFM.

Conclusiones

  • La apropiación de razonamientos o ideas ajenas sin presentarlas como tal se considera plagio; por así decirlo, uno se aprovecha de los méritos de otro.
  • Hay diferentes tipos de plagio: plagio textual, de ideas, por traducción de obras en lenguas extranjeras, adopción de metáforas o expresiones idiomáticas y plagios de citas.
  • Existen softwares especiales para destapar plagios, los cuales contrastan el texto entregado comparándolo con textos completos presentes en la red mundial.
  • Plagiar tiene consecuencias de amplio alcance: la pérdida o privación del título, la imposibilidad de volver a presentar el trabajo, el suspenso Y, dado que se atenta contra los derechos de propiedad intelectual, la comisión incluso de un delito.
  • Citar no está en absoluto prohibido, siempre y cuando se cumplan las normas y se sepa dónde están las zonas grises del plagio, ya que, de esta manera, se evita fácilmente el plagio.

Bibliografía 

Gruber, Helmut, Birgit Huemer & Markus Rheindorf. 2009. Wissenschaftliches Arbeiten – Ein Praxisbuch für Studierende. Wien: Böhlau Verlag.

Karmasin, Matthias & Rainer Ribing. 2014. Die Gestaltung wissenschaftlicher Arbeiten. 8. Aufl. Wien: Facultas.

Kruse, Otto. 2007. Keine Angst vor dem leeren Blatt – Ohne Schreibblockaden durchs Studium. 12. Aufl. Frankfurt: Campus.

Oertner, Monika, Illona St. John & Gabriele Thelen. 2014. Wissenschaftlich Schreiben – Ein Praxisbuch für Schreibtrainer und Studierende. Paderborn: Wilhelm Fink.

Theisen, Manuel René. 2013. Wissenschaftliches Arbeiten – Erfolgreich bei Bachelor- und Masterarbeit. München: Franz Vahlen.

Winter, Wolfgang. 2005. Wissenschaftliche Arbeiten schreiben. 2. Aufl. Frankfurt: Redline Wirtschaft.

Um unsere Webseite für dich optimal zu gestalten und fortlaufend verbessern zu können, verwenden wir Cookies.
Durch die weitere Nutzung der Webseite stimmst du der Verwendung von Cookies zu. Weitere Informationen zu Cookies erhältst du in unserer Datenschutzerklärung. OK